Una ruta por Sepúlveda

domingo, abril 03, 2016

Es increíble la de cantidad de paisajes diferentes que podemos disfrutar en la preciosa España. Muy cerca de Segovia y a sólo una hora y poco más de Madrid se encuentra el histórico pueblo de Sepúlveda. No había oído hablar de este pueblo hasta que una compañera de trabajo me lo recomendó y me dijo: "tienes que ir, te va a gustar". Aprovechando el puente de Semana Santa apartamos un día para visitar este antiguo pueblo y hacer una ruta, deleitarnos con su tradicional comida y hacernos con una artesanía típica. Sin duda es uno de los pueblos más bonitos de España, el enclave natural en el que está, su arquitectura y su gente hacen que sea muy especial.



Dejamos el coche en un parking a las afueras del pueblo y nos fuimos directamente a ver la Iglesia del Salvador y el mirador que está justo detrás. Luego comenzamos la "Ruta de los dos Ríos" la cual es fácil de hacer. Está muy bien señalizada, va rodeando el río Duratón y el recorrido es de aproximadamente unos 7 km. Nos detuvimos varias veces a contemplar el paisaje, a ver el agua corriendo por el río. En la ruta hay varios puentes romanos que datan del Siglo I.


Al acabar nuestra aventura de la ruta fuimos directamente a buscar un sitio para comer. No habíamos llevado nada para reponer fuerzas durante el camino y para ese momento ya teníamos bastante hambre. Tampoco reservamos mesa en ninguno de los tantos restaurantes y figones del pueblo. Debido a que era festivo por Semana Santa estaban todos los sitios llenos. Un camarero nos recomendó algunos sitios pero no hubo suerte. Decidimos comprar un bocadillo de jamón, un par de cervezas y unos pinchos. Probamos también los churros con chocolate que vendían en un puesto.


La próxima visita no nos perderemos el famoso cordero asado en alguno de sus Figones (Figón: sitio en el que sólo sirven ensalada y cordero asado).


En una tienda de artesanía compramos un olla de barro. La de cosas ricas que se pueden hacer! Una amiga la utiliza para conservar y servir el gazpacho en verano. Creo que el gazpacho saber mejor así.


Por la tarde nos acercamos hasta La Ermita de San Frutos, la cual está a unos 25 minutos en coche y parte de camino es de tierra. Hay un parking y luego hay que andar casi un par de kilómetros. Desde allí se puede observar a los buitres volando en círculo, no paraban de volar en círculo. Las vistas son espectaculares! Se puede ir a hacer piragüismo, eso también lo dejamos para la próxima ocasión.


Ese día aprendimos de todo, a que no se puede hacer una ruta sin un bocadillo, a encontrarle el verdadero sentido de la frase "todos los caminos conducen a Roma", a reservar si vas en festivo a la capital mundial del cordero asado si quieres probarlo, a que necesitamos respirar aire puro o "puro aire", como diría Lucas, y contemplar la maravillosa creación de Dios.


Espero que os haya gustado este recorrido conmigo de Sepúlveda. Que lo visitéis si no lo conocéis y si ya lo habéis hecho, seguro que podréis aportar más, así que escribid, comentad lo que queráis.


Besos


PD: no soy guía turística, ni pretendo serlo, creo que por la experiencia se puede ver todo lo contrario. Así que todos mis respetos a quienes sí lo son y seguro lo hacen excelente.

























You Might Also Like

0 comments

Gracias por tu comentario!

Subscribe